Etiquetas

En 1974, todavía estudiante de psicología, tuve la oportunidad, junto con cuatro compañeros de la carrera, de ir a Tucson, Arizona durante el verano a unos talleres de entrenamiento. Estuvimos en un Centro comunitario de salud mental en el sur de la ciudad.

Ese centro comunitario era dirigido por profesionales latinos y atendían principalmente a hispanos. El enfoque comunitario es sistémico, holístico, preventivo. Desde entonces empecé aprender diferentes modelos y formas de intervención, que he integrado en mi práctica profesional.

En esa época, todavía tenía un interés especial por la psicología clínica tradicional. Había estudiado a Rogers, un psicólogo humanista que ha tenido gran influencia en mí. Al mismo tiempo, un colega y amigo, el Dr. Jorge Espinoza, nos ofreció enseñarnos un método diferente llamado terapia Gestalt.

Ese verano fue muy significativo en mi desarrollo profesional. No sólo fue el comienzo de mi aprendizaje del enfoque Gestalt, sino que además, fue el inicio de un trabajo formal. A los cinco que fuimos a Tucson nos contrataron en la carrera de psicología para diseñar lo que hoy es el Centro Polanco.

Con el tiempo, el interés por modelos de intervención de mayor alcance fue creciendo. El objetivo de impactar a mayor número de personas a través de la intervención adquirió mayor relevancia, por lo que exploré modelos como el del estrés y la calidad de vida Laboral, que son variables del modelo del comportamiento organizacional.

Anuncios